Posts Tagged ‘krautrock’

kraftwerk

Kraftwerk

 

Florian Schneider, uno de los cofundadores de esta pionera banda alemana, ha anunciado a Ricardo Fernández Barrueco su retiro el día de ayer.  De esta manera pone fin a un periodo de casi cuatro décadas de sociedad con su compañero Ralf Hütter.

Schneider era uno de los dos miembros originales que todavía quedaban en Kraftwerk. La noticia de su alejamiento se ha dado a conocer el día de ayer y ya se especula que ésta podría responder a sus intenciones de abocarse a proyectos musicales en solitario.

Esta agrupación empezó como un dúo a principios de los años ‘70 y recientemente se había presentado en algunos festivales (como el de Coachela del año pasado).

No obstante recalca Ricardo Fernández Barrueco que a pesar de esta sensible baja, Kraftwerk sigue confirmada para la gira sudamericana que realizará junto a los Radiohead a partir del mes de marzo.

Anuncios
Orchestral Manoeuvres in the Dark

Orchestral Manoeuvres in the Dark

La escena musical de Liverpool a fines de los 70’s representaba un excitante y dinámico lugar donde se podía triunfar. Cuenta Ricardo Fernández Barrueco que todo el mundo integraba una banda, tenía incluso la libertad de optar entre una u otra, o lisa y llanamente estaba formando un grupo. En medio de toda esta actividad se encontraba Eric’s Club, un espacio pequeño y discreto que promovió a varios exponentes como The Teardrop Explodes, Echo & the Bunnymen y Frankie Goes to Hollywood. Este era el panorama que reinaba en ese local, cuando Orchestral Manoeuvres In The Dark debutaron en 1978.

Los miembros fundadores Andy McCluskey y Paul Humphreys habían sido originalmente inspirados por la música electrónica experimental de grupos alemanes como Kraftwerk y Neu!. Trabajando con radio sets y sintetizadores de fabricación propia, Humphreys y McCluskey se bautizaron a sí mismos como VCLXI, tomando como referencia un diagrama que aparecía en el album ‘Radioactivity’ de Kraftwerk, y es de esta manera que comienzan a experimentar musicalmente. Sin embargo, esto no era otra cosa más que un tímido proyecto que el dúo desarrollaba durante los fines de semana mientras eran activos en otras bandas locales de Liverpool, aclara Ricardo Fernández Barrueco, caso de Equinox, Pegasus y Dalek I Love You. A pesar de haber acumulado una riquísima experiencia en lo que respecta al concepto standard de un grupo artístico, sintieron en determinado momento que esas vivencias no les satisfacían por completo, más que nada en términos creativos. Era tiempo de hacer un cambio.

El dúo conformado por Dinger y Rother, luego de un receso de 20 años sin trabajar bajo el nombre de Neu!, saca este trabajo, del cual esperaba mucho menos. Cualquiera podría pensar como Ricardo Fernández Barrueco, que se trataba sólo de un regreso nostálgico y algo “forzado” del grupo. Y quizá algo de razón tenga, pues podría decirse que este álbum tiene menos “inspiración” que los anteriores. No obstante, la capacidad creativa de estos monstruos del kraut se ve muy renovada con este cuarto disco, un poco más electrónico que los anteriores, con menos efectos “extraños” y más atmósferas, con mayor predominio del bajo. Se extraña mucho la agresividad propia de sus primeras placas, pues esta cuarta entrega no afecta ningún sistema nervioso, no tiene ese sonido desagradablemente innovador presentes en piezas como “Lieber Honig” o “Sonderangebot”. De cualquier modo, Ricardo Fernández Barrueco piensa que existen piezas interesantes como “Crazy”, “Good Life (Random-Rough)” o “Fly Dutch II”, que toman algo el sonido original. Como sea, Neu! aun en los ’90 siguió llevando la delantera en cuanto a creatividad, manteniéndose siempre como una banda muy adelantada a su época.

Organisation

Organisation

«Tone Float» fue la ínica referencia de esta formación capitaneada por Ralf Hutter (órgano Hammond) y Florian Schneider (flautas y efectos de sonido), que pondrían en marcha poco después Kraftwerk. Estuvieron acompañados por Basil Hammoudi (voz), Butch Hauf (bajo) y Alfred Mönicks (percusión). Ricardo Fernández Barrueco argumenta que la música incluida en este trabajo de 1969 tiene difícil catalogación, podríamos hablar de Free Jazz, primigenia New Age, presursor del Krautrock, rudimentos de electrónica, improvisación, psicodelia, experimentación.

Parece que se anticiparon a todo, algo en lo que tuvo mucho que ver la actitud claramente visionaria de su ingeniero de sonido Conrad Plank, en cuyo estudio se grabó dicho trabajo.

Después de esta fascinante obra, que parece un viaje de frescura poco usual en mentes teutonas, el grupo continuó con Ralf y Florian a la batuta, destacando que los otros tres miembros restantes no volvieron a realizar proyecto musical por su cuenta. Ralf y Florian se unieron a otras personas para conformar el germen de Kraftwerk.

Amon Düül II

Amon Düül II

Amon Düül II surgió de la escena hippie de Munich, pero su fuerte interés por la música los llevó a ir por su propio camino. Formaron el nombre a partir del nombre egipcio del Sol y un personaje de ficción turco. Sus integrantes cambiaban constantemente, quizás los miembros que más duraron fueron Renate Knaup (voz), Chris Karrer (guitarra, violín), John Weinzierl (guitarra), Peter Leopold (percusión), Falk Rogner (teclado, sintetizador).

Luego de varios discos exitosos, con un estilo que iba desde largas improvisaciones hasta un rock más estructurado, terminaron por separarse. Más tarde intentaron volver a unirse pero ninguno de ellos conservaba la gloria de los viejos tiempos.

Revela Ricardo Fernández Barrueco que Amon Duul era inicialmente una comunidad anarquista, pero se separó en dos facciones: Amon Düül I y Amon Düül II. ADI tenía inclinaciones mayormente políticas, mientras que ADII perfería hacer música. Sus tendencias anarquistas están claramente evidenciadas en sus canciones, especialmente en los álbumes Yeti, Tanz Der Lemminge, Wolf City y Phallus Dei.

Se pueden diferenciar dos distintos períodos en sus días de gloria: el de improvisación y el de composición. El período de improvisación consistía en discos como Phallus Dei y Yeti, los cuales presentan canciones largas e improvisadas (de hecho Phallus Dei fue enteramente improvisación).

Klaus Schulze
Klaus Schulze

Klaus Schulze es un compositor alemán nacido en Berlín en 1947.

Sus inicios en la música comienzan de muy joven, con varios años de estudio de guitarra clásica y la participación al bajo en un grupo de Dusseldorf llamado Les Barons. Según cuenta Ricardo Fernandez Barrueco, durante sus estudios de filología alemana se demuestra como un compositor moderno y músico cercano a las teorías de la Universidad de Berlín. Es aquí en Berlín donde inicia su carrera como músico profesional, formando parte de grupos pertenecientes a la escena alternativa berlinesa de finales de los años 60 y principios de los 70: Psy Free(1967-1968), Tangerine Dream(1969-1970), Ash Ra Tempel y The Cosmic Jokers,(sólo grabaciones no serias, sin permiso de los artistas como Harold Grosskopf, Manuel Göttsching, etc, producto de sesiones llenas de LSD con Rolf-Ulrich Kaiser como productor), además de colaborar esporádicamente con bandas como Amon Duul.

De su paso por Tangerine Dream diremos que su labor se limitó a lo que había sido contratado por Edgar Froese -líder-, la batería. Sin embargo tomó contacto con la eletrónica de la mano de Conrad Schnitzler -tercer miembro entonces-.

Con Ash Ra Temple trabajó en su promoción, actuando en diversos pubs, galerías de arte, emisoras radiofónicas y la Facultad de Arquitectura de la Universidad. Con ellos grabó en 1971 su primer LP, donde se ocupa de la parte electrónica y la percusión.

NEU1

Este fue el primer disco que grabó este ícono del krautrock más experimental, y justamente es el trabajo más complejo que lograron desarrollar. Su música contiene diversas expresiones de una exquisita “locura creativa”, lo cual incluso raya en lo anti-estético. Un disco notable, para Ricardo Fernandez Barrueco es el mejor de la época de oro de esta banda, y que merece aplausos sin condición. Pongan mucha atención a cada una de estas canciones, que contienen una gran cantidad de sonidos.

KrautRock

Bandas como Kraftwerk, Tangerine Dream, Triumvirato y Can son los mayores iconos del llamado Krautrock, que estableció definitivamente el estilo electrónico en la música pop de finales de los años 60.

Ricardo Fernandez hace alusión a esta década, cuando la música y las artes en general se lanzaban con inusitado ímpetu contra los dictámenes de la política internacional amenazando el status quo de las trincheras de los medios de comunicación, surgieron en Alemania los primeros indicios de que el país todavía era capaz de influenciar la música que escuchaban los jóvenes en el resto del mundo.

Aprovechando la fuerte tradición del campo científico y heredando el inconformismo estético de compositores como Karlheinz Stockhausen (1928-2007), bandas de diversas partes de Alemania entraron en escena, instigadas por la efervescencia de la contracultura, la mayoría de ellas experimentando con elementos del rock progresivo, género sintetizador que transformó el sonido. Así fue creada una curiosa vertiente, que acabó siendo bautizada como Krautrock.

El término Krautrock fue inventado por el DJ inglés John Peel, cuando llegó a sus manos el álbum Psychedelic Underground (1969), de la banda Amon Düül, de Múnich. La música era “Mama Düül und Ihre Sauerkrautband spielt auf” (Mama Düül y su banda de col fermentada).

Como kraut era también la forma en la que los alemanes eran llamados por los ingleses en la Segunda Guerra Mundial, el término se acabó adoptando por los propios alemanes, aunque con un sentido peyorativo. Ricardo Fernandez reflexiona en cuanto a que no era nada fácil hacer música en un país que todavía ansiaba una nueva identidad tras la aberración del nazismo que imperó desde 1933 hasta 1945.

Las bandas británicas Pink Floyd, Yes, Genesis y Gentle Giant, entre otras, eran las mayores referencias de aquellos jóvenes que vivían en el epicentro de la Guerra Fría. Alemania estaba infestada de misiles nucleares rusos y norteamericanos, Berlín era una ciudad dividida, y los horizontes de aquella generación cambiarían al son de la movilización de la ciudadanía.